Preguntas Frecuentes

Hemos escrito las preguntas que hicimos durante el primer año de contacto con el espíritu guía de Alba Cecilia, a quien denominamos "El Maestro". Las respuestas fueron dadas en algunas ocaciones por Él, y en otras fueron contestadas por el espíritu de Alba Cecilia, llevándola por medio de la hipnosis a su conciencia espiritual, sabiendo que su espíritu se hallaba en una dimensión ilimitada de tiempo, espacio y lugar.

Generales

Sí, siempre ha sido el mismo, es el espíritu guía de Alba Cecilia.
El espíritu Maestro, el espíritu de Alba Cecilia y la Luz hacemos parte de lo mismo. Se me está permitiendo hablarles porque quiere que entiendan, que sepan, que la única forma de sentir a Dios es amando; es lo único que puede hacerse. El Amor a Dios, el sentirlo, vivirlo y llevarlo dentro del Ser como materia, hará que en el momento en que el espíritu termine la vida terrenal, tenga la conciencia del Amor que necesita para seguir su avance hacia la Luz.
Deben enseñarlos a los seres que deseen escucharlos y sólo con Amor lo entenderán.
Si, pueden invitar personas que quieran vivir en Amor, acepten recibir Amor y deseen entregar Amor.
Todos los espíritus salimos de Él, porque todos somos Él. Somos Uno Solo. Somos energía, somos vibración de Amor; por lo tanto, la Luz, el Amor y Dios son lo mismo. Al desear Dios reconocerse en el Amor que Es, creó la Tierra como el lugar donde cada chispa de su Ser, experimentaría por vivencia propia el Amor; por lo tanto, cuando hablamos de la creación del espíritu, nos referimos al momento material en que una chispa de esa total Luz, sale del Todo para tener su experiencia propia, pero nunca perderá la conexión con el Todo, con el Padre, con Dios o con la Luz, como cada uno quiera llamar a esa fuerza de Amor que rige todo el Universo. A nivel espiritual todo ocurre en el mismo instante; El espíritu vive en un eterno presente.
Cuando esa chispa de Luz que somos cada uno de nosotros, desea conocer en forma individual e independiente lo que es el Amor, decide entrar en la dimensión terrenal y experimentar en la materia, cada uno de los aprendizajes de ella; convirtiendo todo el desamor que se vive, en el Amor puro y libre que somos como espíritus, que es lo único que nos da la paz y la tranquilidad total.
Desde que inicié mi proceso en la Tierra tengo 1.600 años. En este momento de mi espíritu, he progresado en la bondad, la caridad, el respeto, la humildad, la sencillez y el Amor a las pequeñas cosas, para así formar un espíritu grande.
Recuerda: Dios, la Luz, el Amor son lo mismo; entonces, cuando se dice que la vida está predeterminada, se quiere expresar, que Dios como unidad, ya lo conoce todo, por estar Él en un eterno presente, donde el ayer y el mañana no existen; sólo el Hoy, el presente es real. Cada Ser, cada chispa de esa Luz, escoge antes de entrar en una nueva vida material, cuál de los aprendizajes del Amor quiere experimentar en esa próxima existencia; éste es su libre albedrío. Después como materia, lo único que debe hacer, es vivenciar en Amor lo que el espíritu en su libre albedrío escogió. Todas las experiencia que marcan la existencia de un Ser y que le dejan una enseñanza, fueron escogidas por su propio espíritu y no es posible como materia cambiarlas.
No exactamente, el espíritu escoge en su libre albedrío el proceso de Amor que quiere experimentar en esa existencia, o sea: elige si quiere vivenciar el perdón, un poco del desapego, o desea mejor crecer en la tolerancia; también puede ser, en el manejo del poder, en la humildad y en el no juzgar; pero los sucesos materiales específicos que ha de vivir para experimentar el proceso escogido, no siempre los conoce.
Sí, eso lo sabe el espíritu cuando va a entrar en un nuevo cuerpo. De acuerdo a la misión que vaya a cumplir y el aprendizaje que traiga, escoge los espíritus que lo van acompañar en esa nueva experiencia. Cuando en vida material se realizan actos de desamor, están creando una conexión con el Ser hacia quien va dirigido ese acto; por lo tanto, más adelante en otra existencia, deben perdonar, perdonándose. Para ello escogen regresar con el mismo espíritu, en otra situación material diferente y, a través de la experiencia de Amor que viven juntos, logran el perdón, que es la máxima expresión del Amor. Igualmente, cuando el Amor se llena de dependencia, de apego hacia un Ser, deben volver a otra vida material con el mismo espíritu para experimentar situaciones que los ayuden a vivir el desapego de sus materias, amándose pero con el Amor real, con respeto, pero sin apego ni dependencias. Todos los seres que han marcado sus vidas, han vivido con ustedes en muchas otras experiencias materiales y están juntos en este presente, para ayudarse en el aprendizaje del Amor.
La muerte es un gran aprendizaje tanto para el espíritu que trasciende como para los seres que lo han acompañado; por consiguiente, la forma y el momento material para hacerlo lo elige el espíritu de acuerdo con la misión y el tiempo escogido para cumplirla; por lo tanto, el Ser espiritual si lo conoce, aunque su mente material no lo sepa. Ningún Ser trasciende antes de su tiempo; nadie puede dañar ni interrumpir un proceso.
Toma posesión del cuerpo en el momento de la fecundación. Durante el embarazo el espíritu es libre de entrar y salir de él cuando lo desee.
Al espíritu que va a encarnar de nuevo, lo acompaña un espíritu de Luz, un espíritu guía, quien le ayuda a escoger el aprendizaje que debe realizar en su próxima existencia, determinando así el tiempo material de ésta; le aconseja el sexo que debe asumir y lo lleva a tomar posición en la Tierra.
Sí, es lo que ustedes llaman Ángel de la Guarda. Siempre está ahí, pero no es algo de lo cual se tenga conciencia. Generalmente para ustedes no les es posible comunicarse directamente con él. Su presencia es de compañía, de apoyo. Es evitar que vivan situaciones que no han sido escogidas e igualmente acompañar en las tareas que necesita el espíritu para su avance hacia la Luz. Él no puede hacer la tarea por ustedes, Él sólo acompaña y apoya.
No necesariamente, generalmente es uno diferente en cada vida material, pero en algunas ocasiones los puede acompañar en varias existencias. El espíritu guía está cumpliendo una misión de servicio; por lo tanto, después de cumplirla, sigue su avance hacia la Luz
No, el espíritu guía es un Ser que está junto a ustedes desde antes de nacer. Recuerden que fue quien les ayudó a escoger la misión y a tomar posesión del cuerpo que hoy poseen
La unión de Amor entre el espíritu guía y el Ser material es infinita, es posible que hubieran estado juntos en algunas vidas materiales.
En la primera dimensión espiritual se encuentran los espíritus que esperan el momento propicio para entrar en otro cuerpo material y seguir su proceso de Amor; o sea, aquellos que tienen que reencarnar. Le siguen los espíritus guías. Ellos ya tienen un proceso de avance hacia la Luz más elevado; ya terminaron su vida terrenal, pero les faltan misiones de ayuda por cumplir; por lo tanto, lo hacen acompañando espiritualmente a un Ser durante su proceso en la Tierra. Luego están los espíritus maestros que por su evolución de Amor pueden orientar a los espíritus guías. En algunas ocasiones un espíritu maestro acompaña como guía a un Ser material para que ambos puedan cumplir una misión de ayuda. También están los espír• itus de avanzada, que son aquellos que ya están llegando a la Luz y habitan todo el Universo.Y por último, están los espíritus que ya han terminado todo su proceso, tienen conciencia total del Amor y se funden a la Luz, formando lo que llamamos Dios, Energía, Amor.
Los maestros son espíritus que después de vivir un proceso terrenal y tener una gran evolución de Amor, la Luz los deja cerca para ayudar a los espíritus guías. Ellos no regresan a la Tierra, están ahí sólo para orientar. En algunas ocasiones, acompañan a un Ser material como su espíritu guía, para cumplir una misión específica de ayuda.